Lucena declara la Feria del Valle como espacio libre de agresiones sexuales

Lucena declara la Feria del Valle como espacio libre de agresiones sexuales

04 Sep 2018
  • Mar Morales, con el cartel de la campaña

El ayuntamiento pone en marcha la campaña ‘No te pases’ mientras apoya la acción novedosa del colectivo feminista ‘Brazaletes Morados’ 

El Ayuntamiento de Lucena ha puesto en marcha la campaña ‘No te pases’ para reivindicar la Feria del Valle, que se celebra desde mañana miércoles, como un evento libre de agresiones sexuales. En este propósito, las delegaciones de Igualdad y Fiestas cuentan también con el apoyo del colectivo ‘Brazaletes Morados’ constituido por mujeres jóvenes de la ciudad, que al estilo de iniciativas surgidas en otros puntos del país, reivindicarán a pie de recinto ferial una feria sin violencia de género.

La concejal de Fiestas e Igualdad, Mª del Mar Morales, sostenía durante la presentación de la Feria del Valle 2018 la necesidad de implementar acciones de este tipo en “los episodios que lamentablemente se dan en algunas ciudades durante celebraciones masivas como pueden ser las ferias”, si bien quiso aclarar que “hasta el momento Lucena se ha caracterizado por todo lo contrario: aquí la convivencia y el respeto se mantienen durante las ferias”.

En la puesta en marcha de esta campaña ‘No te pases’, el ayuntamiento lucentino cuenta con el apoyo no sólo de los cuerpos policiales sino también de las personas y colectivos responsables de las casetas mediante la declaración formal de ‘Caseta libre de agresiones sexuales’ en un claro mensaje a que la diversión y las ganas de feria nunca deben derivar hacia abusos ni situaciones de desigualdad entre sexos.

Pero la novedad de la edición de 2018 viene de la mano del colectivo ‘Brazaletes Morados’. Se trata de un grupo de jóvenes voluntarias lucentinas, en trámites de constituirse como asociación, que se estrenarán como movimiento feminista en Lucena esta feria a través de “patrullas” que se pasearán por el recinto ferial, con un brazalete morado en el brazo, para que sean visibles y puedan acudir a ellas, si alguna mujer ha sufrido o está sufriendo cualquier tipo de violencia machista.

Su objetivo último, según ha anunciado este propio colectivo, pasa por luchar para que los espacios públicos de ocio no sean peligrosos para las mujeres en “un ejercicio de sororiedad y apoyo mutuo” entre mujeres para “protegernos y cuidarnos en espacios en los que sabemos que abundan las violencias machistas”.

Categorías: 
Noticias Portada
Fiestas

Atrás